Comunidades de propietarios, asociaciones, fundaciones, instituciones.

Crear agrupaciones no empresariales con seguridad jurídica y gestionarlas bien no cuesta tanto cuando cuentas con la ayuda adecuada.

Comunidades de propietarios de viviendas

Nos encargamos de la llevanza integral de este tipo de comunidades. Concretando nos encargamos de las encomiendas que la ley de propiedad horizontal prevé para la figura del administrador y del secretario y de más cosas:

  • Guarda y custodia de la documentación de la comunidad.
  • Elaboración del presupuesto de gastos para el ejercicio y cálculo de cuotas a repercutir a los propietarios.
  • Llevanza completa de la contabilidad y consecuente emisión de los informes que sean requeridos, especialmente la cuenta de resultados anual y el balance de situación.
  • Gestión de cobros a propietarios de las cuotas aprobadas y las de consumos individuales y gestión de los pagos a los prestadores de servicios comunitarios, controlando el saldo de la cuenta bancaria.
  • Gestión de la vida social de la comunidad: Convocatoria de las juntas de propietarios cuando sea preceptivo, presencia como secretario-moderador en esas juntas, elaboración y custodia de las actas y emisión de las comunicaciones necesarias a los propietarios.
  • Asesoría jurídica para la comunidad en materia de propiedad horizontal, fiscalidad, aspectos laborales, protección de datos, etcétera.
  • Contratación y seguimiento de los servicios y reparaciones que sean necesarias, acompañando a la presidencia.
  • Representación de la comunidad ante organismos oficiales, compañías de seguros, suministradores y cualquier tercero, incluso en los tribunales.

Comisiones de fiestas

Bastante carga tienen ya los encargados (forzosos) de organizar las fiestas de su barrio como para que encima tengan que asumir tareas jurídicas y administrativas que desconocen y que pueden acarrearles importantes responsabilidades. Empezando por cosas tan básicas como constituirse legalmente como asociación, obtener un NIF, tener un libro de actas y un registro de socios. A ello se suma la llevanza de cuentas, los cambios de directivas, las asambleas, la vigilancia de notificaciones administrativas (obligatoriamente electrónicas), la obtención de permisos y registros y más cosas. Para liberar de todo ello a la sufrida comisión estamos nosotros.

Comunidades de propietarios de montes